Muchas son las preguntas que se hacen los dueños de los gatos cuando se plantean bañar a su gato, llegando incluso a dudar si bañarlo o no ya que durante muchos años han habido multitud de mitos sobre esto. Mucha era la gente que pensaba que con el aseo diario que se hacen nuestros amigos era más que suficiente y no era necesario bañarlos. Los gatos son extremadamente limpios y se auto limpian al máximo, no obstante al ser nuestras mascotas y convivir con ellas debemos tener cuidados especiales y dedicarles tiempo en su momento del baño.

Las preguntas son muchas y las más habituales son:

¿cuándo puedo dar el primer baño a mi gatito, a que edad? ¿cada cuanto tiempo lo debo bañar? Estas y otras preguntas son habituales en nuevos dueños, cuando adquieren un gatito de temprana edad, los gatitos de corta edad parecen frágiles y es normal que nos preocupemos de los detalles ya que podríamos cometer algún error y por eso es mejor seguir las recomendaciones para dar el baño a nuestro gato.

  • EDAD: Puedes bañar a tu gatito a partir de los 3 meses de edad, no se recomienda bañarlos antes ya que son muy pequeños y podrían resfriarse, por eso hay que tener mucha precaución cuando bañamos a un gato de edad inferior a los 3 meses, se entiende que los gatitos están junto su madre más o menos hasta los 3 meses y es la misma madre la encargada de su aseo diario. Si tu gatito tiene menos de 3 meses, te recomendamos lavarlo con toallitas húmedas, son muy eficaces y proporcionarán un agradable aroma al pelaje de tu gatito además de eliminar su suciedad.
  • TIEMPO O FRECUENCIA: Puedes bañar a tu gato 1 vez a la semana o cada 10 días en temporada estival, el baño lo refrescará y le hará sentir bien. En invierno se alargan los momentos del baño hasta el mes y solo si lo ves necesario, si tu gato huele o está sucio.
  • TEMPERATURA DEL AGUA: Es importante que la temperatura del baño sea tibia, los gatos son mucho más sensibles que los perros y la temperatura condicionará mucho a que empiece a tolerar los baños mejor, de siempre es sabido que no les gusta mucho el agua por lo que el momento baño tampoco, por ello el agua ni fría ni caliente nos puede ayudar a que empiecen a disfrutar un poco de los baños.
  • CUIDADOS: Es necesario tener en cuenta algunos cuidados antes de bañar a nuestro gato, debemos poner tapones en sus orejas para evitar que el agua entre en sus oídos, las orejas están muy expuestas al agua y debemos evitar que el agua entre en sus oídos y evitaremos posibles infecciones. Asegúrate de ponérselos bien ya que intentará sacudir la cabeza para quitárselos porque le molestarán. Para bañarlo debes usar un champú especial para gatos, debemos respetar el PH de su piel, existen champús especiales para gatos de pelo largo, corto o incluso Sphinx. Una vez lo hayas bañado sobre todo si es invierno asegúrate de secar bien al gato e incluso de utilizar el secador muy suave para que no se asuste si su pelaje es largo.
  • TRUCOS: Existe un truco muy práctico para bañar a tu gato en la bañera y es poner una toalla pequeña de manera que pueda meter sus uñas mientras le bañas y así evitarás que se haga daño o te lo haga a ti mientras le bañas.