comederoEn algunas ocasiones y sin ningún motivo aparente nuestro perro deja de comer de su comedero y solo lo hace si ponemos sus croquetas en el suelo o si se las damos de nuestra propia mano. Esto puede ser debido al cambio reciente del comedero y que éste no sea del agrado de nuestra mascota tal vez por la forma, la altura o simplemente que desprenda algún olor imperceptible a nuestro olfato, existen distintos materiales con los que se fabrican los comederos, de plástico, acero inoxidable, cerámica… y tal vez el que hemos elegido no es el correcto para nuestro perro.

Si el motivo es el comedero lo puedes averiguar fácilmente sustituyendo el comedero por otro recipiente de modo que puedas verificar si se acerca a comer o no.

Los perros tienen un gran olfato y algunos comederos están fabricados de materiales que desprenden olor e incluso dejan impregnado su olor en el mismo alimento por eso se aconseja usar los comederos de acero inoxidable ya que una vez limpios no tienen ningún olor. Los comederos de cerámica son porosos y muchas veces dejan restos de alimentos entre sus poros manteniendo el olor de la comida anterior y por ese motivo ya no es del gusto de nuestra mascota.

La altura también es un factor importante ya que si es demasiado alto puede que estén incómodos a la hora de comer y rehúsen a ello. Si es muy bajo ocurre un poco lo mismo ya que la posición en la que tienen que tener su cabeza es muy incómoda y muchos de ellos optan por no comer ya que no están cómodos para hacerlo.

Es importante una vez detectes el motivo por el cual no quiere el comedero y una vez lo hayas sustituido le pongas la comida y esperes unos 5 minutos, si trascurrido este tiempo tu perro no se acerca a comer, debes retirar el comedero hasta su siguiente toma. Muchas veces se comportan de una manera caprichosa y pueden tener durante horas la comida expuesta sin acercase a ella. Al retirarlo entenderá que la hora de comer ha terminado y esperará ansiosamente a la siguiente toma.

Otra de las razones por las que tal vez no se acerque a comer sea porque hemos cambiado recientemente el lugar del comedero y donde lo hemos situado ahora no es del agrado de nuestro perro, en este caso sitúalo en su lugar original para poder comprobarlo, si come de nuevo y tu intención es cambiarlo al lugar elegido hazlo pero moviéndolo un poco cada día y no de golpe, de este modo se acostumbrará con más naturalidad.

Es importante una vez detectes el motivo por el cual no quiere el comedero y una vez lo hayas sustituido le pongas la comida y esperes unos 5 minutos, si trascurrido este tiempo tu perro no se acerca a comer, debes retirar el comedero hasta su siguiente toma. Muchas veces se comportan de una manera caprichosa y pueden tener durante horas la comida expuesta sin acercase a ella. Al retirarlo entenderá que la hora de comer ha terminado y esperará ansiosamente a la siguiente toma.

Recuerda que debes tener mucha paciencia con tu mascota muchas veces es difícil para ellos y solo debes esperar unos días hasta conseguirlo.