El Mainee Coon, el gigante de pelo semilargo de los felinos domésticos es cada vez más popular.

Este gato nace de historias entrecruzadas y leyendas inacabadas, todos los datos nos situan en zonas de granjas Estadounidenses, concretamente en el estado de Maine, al que le debe su nombre. Se cuenta que sus antepasados llegaron con la huida de Maria Antonieta hacia E.E.U.U. con sus seis gatos de Angora Turcos, la cual no llegó pese a que sus gatos si lo hicieron.
Se dice también que con la temprana llegada de los vikingos, llegaron en sus barcos los antepasados de los Bosques de Noruega, gatos que se dice, cruzados con monteses Estadounidenses produjeron al Maine Coon.

Otras historias hablan de la biológicamente imposible hazaña de cruzar a un gato con un mapache. Esto surge con motivo de su cola, larga y frondosa como la de un mapache y se hizo tan popular como para que formase parte de su fama y es que se hace referencia a ‘racoon’ (mapache en inglés) hasta en su nombre: Maine Coon.

Y entre tanto misterio generacional se destaca el aumento de tamaño y el cambio en su morfología hacia un físico cada vez más fuerte y robusto, que contrasta con su carácter simpático y juguetón, de este gato que habla hasta con sus presas.
Por sus características, tendremos que tener unos cuidados específicos del Maine Coon:

Su peso- Este gran gato puede llegar a los 10kg sin haber ingresado en el sobrepeso.
Es considerada actualmente la raza de gato más grande reconocida por el CFA.
De osamenta contundente y fuerte musculatura, son los ejemplares más grandes; pero no pequemos de consentidores por este dato, ya que puede sufrir obesidad como cualquier otro gato.
Cuida su dieta con Royal Canin Maine Coon y un racionamiento adecuado guiado por tu veterinario. Este pienso para gato cuida su salud osea y muscular, aportándole tanta energía como necesita el Maine Coon más activo y belleza a su pelaje con ácidos grasos omega 3 y omega 6, ácido linoleico, zinc o vitaminas como la b6 y la biotina, sin olvidar un alto contenido en fibra para ayudarle a desechar las abundantes bolas de pelo correspondientes a un gato de pelo semilargo.

Cuidados del manto- Aunque robusto, el pelaje del Maine Coon puede ser casi de cualquier color y necesitará ciertos cuidados, remarcando a los individuos que viven en interior… Cepíllale todos o casi todos los dias si no sale de casa y sobre todo si usas aire acondicionado, cosa que puede provocarle una muda continuada, ambos disfrutareis de este ejercicio suave y relajante. Acostúmbralo a tomar malta para gatos a menudo, le será muy útil y le protegerá de problemas digestivos.

Instintos y aire libre- Este gran gato tiene grandes aspiraciones e independencia, le gusta el aire libre y cazar sus propios aperitivos entre visita y visita a su comedero, así que disfrutará más si tiene la opción de salir al exterior y poder volver a contarte sus aventuras con su interesantísima conversación de Maine Coon.
Si, es perezoso y cariñoso pero eso no quita que su instinto le llame a la aventura, así que si no tiene acceso fuera de casa proporciónale parques, rascadores felinos, ratones de juguete para gato

Polidactilia- Como curiosidad, esta raza puede tener, desglosando la propia palabra ‘muchos dedos’. Esta singularidad es totalmente inofensiva, es más, proporciona grandes capacidades prensiles a los gatos que la poseen. Hace décadas había incluso un estandar propio para los Maine Coon polidáctiles que se perdió pese a los grandes defensores de esta bonita y útil característica.

Aunque es un gato fuerte, el Maine Coon puede dar problemas surgidos de su coeficiente de consanguinidad, sobre todo en paises dónde esta raza no está bien establecida y/o en ejemplares provinientes de criadores poco experimentados o sin licencia. Asegurate de que conseguiste a tu Maine Coon en un lugar que reuna los requisitos legales.

Autor: Irene Serrano