A menudo nuestros peludos desprenden un olor un poco desagradable y nos cuesta eliminarlo eficazmente de una manera definitiva. Tal vez tu mascota huele después de haber sido bañada en apenas dos días. La piel de nuestros amigos protege y aísla su cuerpo de manera que es imprescindible que este limpia y saludable. Hay dos tipos de baños, los baños de limpieza y los baños de terapia, te explicamos un poco más sobre ellos:

  • Los baños de limpieza son para mantener la higiene del pelo y la piel de tu mascota, estos baños son fundamentales para establecer la frecuencia del baño según su raza, su hábitat y el propietario.
  • Los baños de terapia se utilizan para conseguir la recuperación de la piel de nuestra mascota cuando ésta sufre una enfermedad dermatológica y el veterinario nos recomiende hacerlo.

Debemos tener en cuenta una serie de pautas antes de bañar a nuestro perro como utilizar un champú adaptado al tipo de piel de nuestra mascota que hidrate, cuide y nutra su pelo y de manera efectiva, que sea reestructurante en el caso de ser necesaria la recuperación de la capa lípida de su piel. El agua es un factor importante ya que debe estar templada, el agua fría es perjudicial para su salud y probablemente no obtengamos la limpieza que necesitamos.

Una vez enjabonado nuestro perro debemos aclarar con abundante agua y no dejar ningún resto de champú ya que podríamos producir irritaciones en su piel.

Después del aclarado debemos secar a conciencia su cuerpo, si es verano puedes secarle con la toalla y dejarle un poquito secar al sol sin problemas pero si es invierno debes secarlo bien incluso coger un secador si es necesario, el secador se debe utilizar con aire frío. Algunos perros son un poco reacios al secador, pero si lo utilizas desde que es un cachorro tienes la batalla ganada ya que se acostumbran con mucha facilidad.

La frecuencia de los baños va en función de el entorno en el que vive nuestro perro y de las necesidades dermatológicas que pueda tener, por ello si tienes dudas puedes comentarlo con tu veterinario que conoce a tu mascota y su hábitat. Por ejemplo si tu mascota está la mayoría del tiempo dentro de casa y no tiene acceso al exterior sus baños serán menos frecuentes que otra que pase todo el tiempo en el jardín o parte de el.

Hay algunas excepciones a tener en cuenta en las cuales no es posible bañar a nuestra mascota con agua y champú como:

  • Gatos: Si tu gato no ha sido bañado con frecuencia de pequeño puede que sea un poco reacio a la hora del baño y sea un sacrificio enorme conseguirlo, en este caso la mejor opción es Microdor Foam, esta espuma seca limpiará a tu gato de manera efectiva sin tener que utilizar agua y evitarás un momento desagradable para tu mascota.
  • Cachorros: Los cachorros no pueden bañarse antes de sus primeras vacunas de manera que puedes utilizar un champú para cachorros que te permitará lavar a tu cachorro respetando su PH natural y respetando la suave piel de los cachorros de primera edad de manera segura.
  • Edad y Convalescencia: Si tu mascota es de edad avanzada y su movilidad es complicada o ha salido de una cirugía y el veterinario ta ha indicado que no le puedes bañar durante un tiempo estimado la espuma seca es una gran solución la cual te permitirá tener a tu amigo limpio sin tener que bañarle en agua.