Generalmente no suele ser necesario ya que nuestros amigos se protegen buscando la sombra y su tupido pelaje también les hace de barrera protectora, no obstante hay algunas razas con predisposición a quemaduras como los Dálmatas, Bóxers, Whippets, Staffordshire, y los gatos el Sphinx ya que es un gato de interior y no tiene pelo en ninguna parte de su cuerpo.

A estas razas se aconseja aplicarles crema solar en las zonas más vulnerables como la barriga, el hocico, axilas, alrededor de los ojos y la protección solar debe ser superior al factor 15 y resistente al agua si va a bañarse en playa o piscina.

Debemos tener en cuenta que en el caso del gato Sphinx es mejor que no esté en el exterior mucho tiempo y menos en horas de sol, esta raza de gato no tiene pelo y es muy propensa a sufrir quemaduras producidas por el sol, es un gato de interior pero debes tener en cuenta esto si puede acceder al sol desde algún punto de tu vivienda y aplicarle crema protectora prácticamente en todo su cuerpo por su falta de pelo.

Como en nuestro cuerpo, la exposición prolongada al sol puede provocar cáncer, en nuestros amigos los tumores pueden aparecer en la barriga, en la parte interna de las patas, en la nariz y en los ojos. Te recomendamos que acudas al veterinario si observas cualquier cambio después de una exposición muy larga al sol para evitar que se complique el diagnóstico y poder ayudarle cuanto antes mejor.

Es poco común ya que los propietarios suelen estar concienciados y sacan a sus perros en horas bajas de sol sin prolongar mucho el paseo para que sufran el calor lo menos posible evitando las quemaduras y los golpes de calor tan comunes en verano.