Perro AsustadoSe acercan las fallas… ¿hemos pensado en los efectos de los petardos y las mascletás en los perros y gatos?

Todos sabemos que los perros tienen un oído muy superior al del humano, y sabemos que efectos producen los cohetes y petardos en los niños… imaginaros por un momento poder escucharlo amplificado unas cuantas veces. La verdad que es normal que los perros y gatos se puedan asustar muchísimo y tiendan a buscar un lugar en el que refugiarse como puede ser bajo de la cama, sofá… pero también si estás en el parque puede tender a correr y escapar.

En gatos se puede dar el caso de que por la curiosidad puedan ir hacia los petardos para jugar y podemos imaginar las consecuencias de un petardo explotando en la cara de un gatito, cegueras, quemaduras…

Cuando las mascotas oyen los petardos aumentan sus palpitaciones, empiezan a jadear, temblar, nauseas, aturdimientos, pérdida del control, salivación…

 Os podemos aconsejar algunas cosas para ayudar a nuestras mascotas a estar un poco mejor:

  • *En los días de fuegos artificiales, tirada petardos… preparar el lugar de refugio para nuestro perro en el lugar más protegido de ruidos de la casa,  ponerle su cama, comida, aguas y sus juguetes preferidos. Para que se encuentre a gusto.
  • Es importante también que no tenga mucha energía, debemos intentar tener al perro cansado. Esto lo conseguimos con unos buenos paseos.
  • Podemos dar de comer antes de los petardos ya que así le produciremos de forma natural ganas de dormir, igual que nos pasa a nosotros después de una buena comida que nos entra ganas de hacer una siesta.
  • Podemos relajarlo mediante varios productos dependiendo del nivel de estrés que sufra el perro o gato, podemos dar alimentos específicos como el Calm de Royal Canin (habría que alimentarlo con este pienso unas semanas antes y durante las fiestas),  podemos utilizar pipetas naturales antiestres,  y podemos acudir al veterinario para que administre algún relajante o calmante.
  • Es importante que ante una mascota asustada no nos mostremos enfadados ante su estado, solo podemos empeorarlo. Tampoco podemos mostrarnos muy empáticos al oír ruidos ya que le transmitiremos que algo está pasando al oír esos estruendos. La actitud nuestra es muy importante. Debemos actuar con normalidad y no darle importancia e incluso premiar al perro con cada estruendo para que no lo asocie con algo negativo, normalmente desde pequeño podemos ir exponiendo a ruidos justo antes de comer (dando palmas, después haciendo ruidos con unas cacerolas… ), esto ayuda a la desensibilizar a los cachorros desde una corta edad frente a los ruidos. Recordar que una mascota no puede ver diferencias entre lo que decimos con lo que hacemos, no podemos decirle no te asustes y que el note que estamos asustados. Debe vernos seguros y sin miedos, no olvidemos que somos en el caso de los perros su líder.
  • Si tenemos o conocemos algún perro que no tiene miedo a los petardos podemos juntarlo con uno que tenga miedo para que le transmita seguridad y confianza.
  • Podemos poner música o televisión de fondo para reducir el ruido externo.

A disfrutar de las fiestas y que nadie lo pase mal… ni nuestras mascotas!