Muchas veces nos habremos preguntado cuanto de inteligentes son nuestras mascotas y una tendencia normal es compararlas con otras especies. Seguro que si pensamos en la inteligencia de un gato la comparamos con un perro o con la nuestra.

gato_cubo_rubik

Los perros y gatos han sido animales que han convivido entre nosotros desde hace mucho tiempo cada uno de ellos con unas funciones diferentes, los gatos los hemos usado para la caza de ratones y los perros para cuidar rebaños, defensa… hoy en día aunque aun se utilizan para lo mismo hemos de decir que sobre todo en las urbes son animales exclusivamente de compañía.

La inteligencia entre un perro y gato es difícil de comparar.

Hay diferencias muy grandes entre uno y otro, los perros tienen estructura jerárquica, es decir en las manadas debe haber un líder (macho alfa) al que seguir para conseguir alimento , sin embargo los gatos no tienen esta estructura, son animales independientes que sólo necesitan de sus habilidades para conseguir alimentarse y sobrevivir, muchas veces podemos pensar que es un animal egoísta, pero no, es un animal autosuficiente.

El secreto de la inteligencia en los gatos es que reciben inmensidad de estímulos constantes que asimilan y utiliza para aprender. Tienen los sentidos mucho mas desarrollados que las personas, sobretodo oído y olfato. Pueden oler hasta 4 veces más que los humanos y oír casi como los perros. También pueden ver en la oscuridad con lo que todo esto hace que tengan un cerebro reciba y procese muchísima información.

Los gatitos al igual que los niños durante el crecimiento deben de recibir estímulos, hay grandes diferencias entre gatos que se estimulan durante el crecimiento que entre los que no. Los gatos que crecen entre personas y en un entorno de estímulos y juegos son los que más desarrollan su inteligencia.

Los gatos aprenden por observación e imitación, se puede afirmar que poseen cierta memoria de largo plazo que les permite recordar cosas observadas.

Los gatos pueden tener dos conductas que les hacen actuar instintivamente (sacar las uñas y arañar para defenderse) a causa de su instinto, éste de transmite genéticamente y la conducta aprendida o adquirida por observación, imitación y experiencias.

Otra muestra de inteligencia es que tienen la capacidad de comunicarse entre sí y con las personas, todo depende de si se le ha estimulado desde pequeño hablándole. Los maullidos tienen muchos tonos y tiempos. Así podemos diferenciar maullidos de dolor, de que quieren comer mas, de que quieren que les abramos la puerta….

Seguro que también hemos visto algún perro ladrando a un gato y esté estar pavoneándose y provocando desde algún sitio inaccesible al perro…. ¿Eso no es inteligencia? Sabe que el perro no le puede alcanzar y encima lo provoca!!.

Nos habremos fijado que los gatos no se acercan a cualquier persona, esto es por que ellos detectan a quien o no les gustan los animales o aquellos quien en alguna vez les han hecho una pasada (el amiguito que le ha importunado alguna vez).

Son capaces de detectar estados de ánimo y de interpretarlos, no te extrañe que si estás triste en el sofá éste se te acerque para estar a tu lado.

Los gatos pueden hacer muchísimas cosas que creemos imposibles…

Pueden utilizar el wáter y tirar de la cadena, pueden abrir puertas,  pueden mojarse la cara en el bidet o grifo y buscar una toalla o trapo para secarse, mirar la televisión, pueden detectar nuestro estado de ánimo…

Os dejamos un vídeo para ver mas cosas…