Si tu mascota ha tenido una camada recientemente seguro que te invaden las preguntas, te vamos a dar las claves para poder llevar adelante una camada sin problemas.

Uno de los problemas más habituales en las perras que han dado a luz es la falta de leche para amamantar a sus cachorros. Ocurre muchas veces que la subida de la leche no es suficiente para cubrir las necesidades de los cachorros por lo que debemos actuar con rapidez. Podemos buscar una perra que se encuentre en la misma situación que la nuestra para que ayude a amamantar a los cachorros eso sí, debe encontrarse en la misma fase ya que la leche varia su composición adaptándose a las necesidades de los cachorros. La perra que nos ayude a amamantar a los cachorros debe haber tenido una camada pequeña para que quede espacio para los nuevos cachorros, teniendo en cuenta todas estas particularidades, muchas veces se producen rechazos tanto para la nueva madre como para los cachorros.

Otra opción es la leche artificial que podemos adquirir en tiendas de animales específicas para cachorros o la leche de vaca que debe ser materializada.

La leche de perra es mucho más grasa que la leche de vaca por lo que si decidimos dar leche de vaca deberíamos modificar el contenido añadiendo huevos enteros, crema de leche y polvo de hueso, de este modo la leche sería buena para nuestros cachorros.

Si no dispones de tiempo para poder adaptar la leche de vaca a los cachorros la mejor opción es la leche artificial, hoy en día existen leches totalmente adaptadas a las necesidades de los cachorros llegando a ser de composición similar y muy bien aceptada. Royal Canin ha formulado una leche especial para perros Babydog Milk, una leche que aporta un nivel alto de energía y proteínas muy digestibles, el nivel de lactosa es similar al de la leche materna. La fórmula de Royal Canin Babydog Milk no contiene almidón, los cachorros no secretan suficiente almilasa para digerir el almidón debido a su temprana edad. Se mezcla con agua de forma instantánea facilitando la elaboración ya que no se forman grumos y la leche es líquida y homogénea.

Los cachorros al nacer tienen la necesidad de 8 tomas, los primeros 3 días de vida se deben hacer tomas cada 2 horas pudiendo hacer descansos entre las 11 y las 5 de la mañana. Una vez transcurridos los 3 primeros días de vida hasta los 7 días se deben dar 6 tomas y a partir del día 8 hasta el 16 más o menos 5 tomas al día. Una vez superado el día 17 de vida hasta el destete se pueden hacer 4 tomas diarias. La cantidad se debe calcular según el fabricante y las recomendaciones del veterinario, él puede resolver todas tus dudas.

La leche en polvo se diluye en agua previamente hervida, se deja enfriar y luego se debe calentar nuevamente a 50º, comprobar que antes de administrar la leche a los cachorros este a una temperatura de 38º.

Las tomas deben tener una duración de 15 minutos, la higiene es muy importante para evitar cualquier tipo de infección con los cachorros por ello los biberones y las tetinas deben estar esterilizados y debes lavarte las manos antes de la preparación de los biberones.

Tal vez debas estimular la defecación de los cachorros y para ello con un algodón húmedo puedes estimular el ano para facilitar la defecación.

Si tu perra es la encargada de amamantar a la camada debes alimentarla con un alimento de calidad como Royal Canin Starter, es el alimento específico para la fase de gestación y lactancia en perras aportando todo lo necesario para su bienestar y el de sus cachorros sin necesidad de administrar vitaminas u otro suplemento.

Con cariño y mucha paciencia tus cachorros saldrán adelante sin problemas!!