¿Sabes por qué los gatos tienen la lengua tan rasposa?

Los propietarios de gatos nos hemos preguntado esto miles de veces. Y es que es curioso sentir como la lengua que debería ser húmeda y suave, en el gato da la sensación de ser seca y rasposa aún en momentos de salivación excesiva. Llegando a ser tan característico que cuando sentimos la boca seca, decimos que tenemos ‘lengua de gato’.

Para resolver esta cuestión tenemos que remontarnos a la vida de los gatos en estado salvaje o fijarnos en grandes felinos y su dieta.
El gato, adaptándose al medio en el que vive, en su evolución desarrolló estas pequeñas púas a las que llamamos ‘espículas linguales’, formadas por queratina igual que nuestras uñas.

Estas espículas linguales tienen diversas funciones:

-Retener líquidos en la lengua. El gato ha desarrollado esta capacidad, debido a que un gato salvaje no encuentra agua siempre que la necesita. Normalmente un carnívoro recoge agua con su lengua alojándola en la parte posterior de la misma, en los gatos esto además de ser así, también queda retenida en ese espacio que dejan las espículas aportándole mucha más hidratación en cada trago.
Y es por esto que mientras que muchos perros tragan aire cuando beben de fuentes o grifos, hay gran número de gatos apasionados por beber agua a chorro, de fuentes en movimiento o cascadas y algunos incluso desechan otra forma de beber.

-Raspar la carne cruda de sus presas para no desperdiciar ni un trozo y cazar pequeños insectos es otra función de la rasposa lengua de gato. Podemos observar como los grandes felinos cazan otros animales, pero no todos los días tienen suerte, por lo que deben aprovechar hasta el último pedazo de carne adherido al hueso.

-Comportamiento de acicalado característico del gato. Los gatos son veloces cazadores que contrariando al perro, que necesita suciedad para protegerse, estos optan por resaltar su cuerpo aerodinámico con un perfecto cuidado de su piel y pelaje alcanzando velocidades espectaculares mientras que cuidan su higiene y la de los compañeros con los que tienen lazos importantes. Consiguen todo esto gracias a su lengua áspera de gato.

¿Le gusta a tu gato el agua de chorro o de fuentes en movimiento?

 

Autor: Irene Serrano