Aunque no somos muchas veces conscientes de ello todos los cambios por los que atravesamos en la vida son reflejados en nuestros compañeros de viaje, nuestras mascotas.

Seguro te ha ocurrido alguna vez que tras un problema en el trabajo llegas a casa muy agobiado, de mal humor o incluso triste y nada más abres la puerta de casa tu fiel compañero sale a recibirte con una alegría indescriptible. Él nada más entra en contacto contigo sabe si estás bien o no lo estás, los perros y gatos tienen una capacidad innata para hacer un escáner completo y averiguar nuestro estado de ánimo.

Rápidamente intentará sacar lo mejor de nosotros transmitiéndonos todo su amor y cariño.

Algunas veces sin que nos demos cuenta sobre todo si nuestra actitud no es del todo positiva y estamos así durante muchos tiempo nuestras mascotas suelen ser perjudicadas, y puedes notar un cambio importante en su comportamiento, puede que dejen de comer estén inquietas o incluso cambien su comportamiento tranquilo y civilizado por un comportamiento travieso o incluso destructivo (comportamientos no habituales en tu mascota)

Si aprecias cualquiera de estos síntomas debes ponerte manos a la obra e intentar hacer que tu mascota sea la misma de siempre, sin duda está sufriendo las consecuencias de un cambio a su alrededor.

Normalmente esto ocurre a raíz de un ambiente continuo a su alrededor al que no está acostumbrado. Ante todo debemos transmitirle seguridad y bienestar para que entienda que no pasa nada, darle mucho cariño, jugar con él para estrechar lazos y mantener unido nuestro vínculo afectivo.

En cuanto note que todo vuelve a ser como antes volverá a su estado habitual, tranquilo y feliz al que estaba acostumbrado.

Cada día nos damos más cuenta de lo unidos que llegamos a estar con ellos, la complicidad y la conexión tan directa que nos enlaza.