perro-durmiendo-SOFAEste problema es muy común en hogares con animales, es una conducta que es muy difícil de controlar ya que nuestra mascota lo suele hacer cuando no estamos en casa y cuando volvemos encontramos el sofá lleno de babas y pelos que nos indican que nuestro amigo ha descansado sobre él mientras no estábamos.

Los perros son animales de hábitos con buena retentiva y posiblemente si cuando era un cachorro lo cogías en brazos en el sofá o incluso en la cama para abrazarlo y acariciarlo es lógico que al crecer entienda que esta conducta está aprobada por nosotros y que es un lugar permitido, por eso es mejor que desde muy pequeños siempre les mostremos nuestro cariño desde el suelo para que no asocie las demostraciones de cariño con el sofá o cama.

Otros perros simplemente suben porque el sofá tiene nuestro olor y en nuestra ausencia es muy agradable para ellos estar en contacto con algo que les recuerda a nosotros. Lo primero que debes hacer es tener muy claro que no quieres que el perro suba al sofá ya que los perros al igual que con los niños no vale lo de hoy si pero mañana no, tenemos que ser firmes y debe ser una decisión inamovible, nuestra mascota lo agradecerá.

Si esto se ha convertido en un problema no te desesperes que tiene solución solo necesitarás paciencia y constancia.

Si sorprendes a tu perro en el momento que está subido en el sofá o en cualquier mobiliario de la casa debes regañarle enseguida y nunca dejarlo pasar. Acércate a él, invítalo a bajar sin violencia y de forma contundente dile “NO” de esta manera entenderá que no está bien subirse donde estaba y que no tiene nuestra aprobación, posiblemente debas repetir esto muchas veces pero te darás cuenta de que la paciencia y la constancia son la clave del éxito. Premia a tu perro cuando consigas que permanezca en el suelo sin subir para que se sienta recompensado y sepa que hace bien.

Si queremos evitar que el perro suba al sofá o haga algún desastre lo mejor es cerrar la puerta es una de las mejores soluciones, pero si no es posible por la razón que sea y has intentado lo comentado anteriormente deberás entonces tomar medidas más extremas.

Una solución es cubrir el sofá con una sábana o colcha y rociarla con abundante ambientador , colonia o cualquier repelente educador  para perros, a los perros normalmente no les gusta este olor y al cubrir se elimina el rastro que ellos normalmente suelen dejar , seguramente al repetirlo durante varios días dejará de subir.

Otra idea es cubrir los bordes del sofá con papel de aluminio o latas vacías y si intenta subir probablemente el ruido le asuste y después de varios días opte por no subirse más.

Si decides poner otra cosa sobre el sofá intenta que no sea nada plano y que ocupe bastante para que no quede ningún hueco donde se pueda acostar de modo que sea un lugar incómodo para hacer una siesta.

Una vez consigas el propósito debes ser firme y nunca dejarle subir si lo hicieras todo este trabajo habrá sido en vano ya que volverás a encontrarte la sorpresa al regresar a casa y ver que tu mascota sube al sofá de nuevo en tu ausencia.

Si por el contrario no has logrado el propósito lo mejor es que busques solución con un adiestrador que te indique de una manera más personalizada que pasos debes seguir para que tu mascota deje de subir al sofá.