¡¡Hola Súperpeludos!! ¿Qué tal lleváis la semana?

Todos los gatos son súper tiernos con esas caritas y esos ronroneos, pero lo más increíble de ellos es su historia y sus genes.

¿Queréis conocer la historia del gato de bengala?, pues quedaros a leer un poco más.

Los gatos en general son el animal sagrado de Egipto. Antiguamente las familias más adineradas momificaban a los gatos.

El gato de bengala es una mezcla entre una hembra gato leopardo Asiático y un gato doméstico. Nació en los años 60 en EE.UU, con la finalidad de tener un gato doméstico con aspecto de un increíble leopardo. Este hibrido se creó con el fin de conseguir gatos domésticos con el aspecto de un leopardo y con carácter apacible. 

Así se creó el gato bengalí, un pequeño gato doméstico con aspecto de un increíble leopardo salvaje. Su pelaje es lo que le hace ser un gato bengalí.

Esta raza puede llegar a pesar  3 – 5kg las hembras y 8 – 9kg los machos.

Estos a diferencia del resto de gatos han heredado la cualidad de nadar, son unos grandes nadadores.

Son de carácter muy sociable, les encanta curiosearlo absolutamente todo y tenerlo todo bajo control, son hiperactivos, les encanta jugar por toda la casa. Necesitan tu atención completa algunas horas del día, les encanta jugar.  Esta raza a diferencia del resto necesita un espacio donde corretear, explorar y dormir largas siestas.

Los gatos de Bengala son carnívoros (teniendo en cuenta sus parientes salvajes), se alimentan de pequeñas presas como aves, lagartos o insectos. Les gusta prácticamente todo, pero tienen mucho cuidado cuando la comida la prepara un humano. Les encanta el huevo crudo.

Tienen un porte  y unos andares muy elegantes, su pelaje es como el de un leopardo autentico.

Se debe cepillar su pelaje todos los días con cuidado para retirar los pelos muertos, su pelaje es corto y delicado.

Recomiendan adoptar gatos bengalís de 4ª generación.

Las primeras tres generaciones que tienen al Felis Bengalensis como uno de los progenitores, se llaman ejemplares funcionales y son los ejemplares híbridos que fueron utilizando para desarrollar esta raza cruzándolos con gatos domésticos con pelajes moteados. A partir de la cuarta (F4) generación se obtiene ya un gato de raza bengalí totalmente fértil y dócil.

Solo nos queda añadir que como todos los gatos, el bengalí es igual que el resto en casi todos los sentidos. Son aseados, familiares, independientes, sociables, inteligentes, grandes cazadores, hábiles y curiosos.

Hasta la próxima semana Súperfamilia.

¡¡Muchos lametones, MIAUUUU!!