pupilas gatosSiempre hemos escuchado que los gatos pueden ver perfectamente en la oscuridad, en verdad es cierto y es muy sorprendente ver deambular a un gato con suma tranquilidad por una zona muy oscura a la que nosotros no podríamos acceder porque nuestra visión no nos permitiría ver absolutamente nada.

Los gatos pueden cazar en la oscuridad y moverse con la misma normalidad y precisión que lo hacen durante el día. La razón es porque los ojos de los gatos son muy distintos a los nuestros y están totalmente adaptados a la noche, su anatomía está especialmente diseñada ya que la córnea es muy curva y esto permite una mayor entrada de luz. Los ojos de los gatos son muy grandes comparados con el tamaño de su cabeza.

Los gatos al ser depredadores nocturnos la naturaleza les ha brindado una fascinante capacidad visual en la penumbra para poder sobrevivir cazando y defendiéndose de sus enemigos.

También es cierto que los gatos al igual que nosotros no pueden ver en completa oscuridad, en este caso se sentirían perdidos como nosotros. Como mínimo necesitan un pequeño reflejo de luz para poder moverse que es denominada penumbra, con solo un poco de luz son capaces de moverse con total normalidad.

La pupila de los gatos en la oscuridad se dilata al máximo para aprovechar al máximo toda la luz que pueda haber y poder hacer vida como la diurna. En cambio durante el día sus pupilas son dos líneas finas que se cruzan en sus ojos que apenas podemos percibir ya que se contraen por una excesiva entrada de luz en los ojos y durante la noche pueden llegar a dilatarse tanto como el diámetro del iris. La retina de los gatos tiene una gran cantidad de receptores de luz que se llaman bastones cuyo trabajo es potenciar la luz que entra por los ojos para lograr una mayor visión.

Pero lo que les permite vivir de noche es una membrana llamada tapetum licidum que está en la parte de atrás de los ojos y su trabajo es reflejar la luz para reconducirá hacia los receptores de la retina, de modo que el gato logra un aumento de la luminosidad circundante, permitiendo de este modo una mejor visión. Este tapetum es el que hace que los ojos de los gatos brillen y se reflejen por la noche como habremos visto en multitud de ocasiones.