acariciar un perroAcariciar o tocar a un perro es algo muy sencillo pero muchas veces no lo hacemos de manera adecuada y la respuesta por parte del perro no es la que esperábamos sobre todo si no somos sus dueños. Es importante que siempre que vayamos a acariciar un perro que no sea nuestro preguntemos a su dueño si lo podemos hacer para evitarnos alguna sorpresa.

Hay muchas maneras de tocar a un perro y cada una de ellas obtiene una respuesta distinta por parte de ellos. Seguro que en muchas ocasiones has visto a alguna persona que no está familiarizada con los perros estirar su mano y acariciar a un perro en la cabeza mientras que el perro se encoge y retrocede, aparentemente se muestra incómodo. Es curioso e interesante saber exactamente que puede haber sentido él.

Por ello se han hecho algunos estudios y la ciencia ha concluido que la manera citada anteriormente no es la mejor manera de acercarse a un perro en una situación normal siendo un desconocido. Tras un experimento con perros se ha logrado saber cuál es la mejor manera de acariciar o tocar a tu perro.

Un equipo de investigadores Alemanes exploró las distintas formas de contacto físico con los perros, se analizó mediante grabaciones de video a una persona (totalmente extraña para él) tocándole de distintas maneras y a su vez se midió la frecuencia cardiaca del perro. En este examen se analizó estadísticamente de una manera muy concreta el entusiasmo del perro al ser acariciado, si respondía de una manera positiva o negativa y de qué manera se reflejaba el sistema nervioso.

La prueba se realizó a una selección de perros, las características elegidas fueron que todos los perros tenían más o menos alrededor de unos 5 años, tenían dueño y se usaron varios tipos de raza para la prueba. Los perros tenían cada uno un modo de vida distinto para probar de este modo las distintas reacciones que pudieran tener.

Los perros una vez monitorizados mantuvieron contacto con personas a las que no conocían e interactuaron con ellos. Se probaron 9 maneras distintas de acariciarles como acariciarlo por la parte del hombro, por el lado del pecho, en la parte superior de su cuello, tocando una de las patas delanteras del perro, acariciarle sujetándole por el collar, acariciarle por la cabeza, rascarle la zona de la base de la cola justo al final de su columna vertebral o tapándole el hocico con una mano.

Los diferentes tipos de contacto dieron muchas respuestas distintas en su comportamiento. Las personas que están acostumbradas a estar con los perros saben que hay varios tipos de contacto que se deben evitar ya que no son muy bien recibidos por los perros como sujetar al perro de su collar mientras se le acaricia o tapar su hocico con la mano, este tipo de acercamientos tuvieron las respuestas más negativas. Otras maneras menos negativas fueron acariciarles por la cabeza o tocarles una de una de sus patas aunque igualmente fueron respuestas negativas.

Las caricias mejor recibidas y que más gustaron a los perros fueron cuando se les acarició el pecho o el hombro y fueron rascados por la parte inferior de su columna vertebral justo donde empieza la cola.

Debemos recordar que estas respuestas fueron las que se concluyeron con perros a los cuales se les acercó un extraño a acariciarles. Los perros aguantan mucho más si este tipo de caricias se las proporciona su dueño o incluso personas que conocen.

Este estudio ha servido para comprender un poco más como afecta las diferentes formas de acercamiento a un perro y confirmar que según como se les acaricia podemos afectar a su estado emocional. Estos resultados confirman las teorías que han sido inculcadas durante años a los niños de que nunca deben tocar a un perro por la cabeza a no ser que convivamos con él.

Los perros suelen ser muy tolerantes y usualmente no protestan ante una caricia mal dada a menos que sea muy repetitiva. Muchas veces se quedan sin reaccionar por eso si notas a tu perro un poco reticente o incluso que se echa hacia atrás cuando le acaricias de ese modo probablemente sea porque no le gusta.

Mientras lo acaricias dile palabras cariñosas y alegres, verás cómo empieza a jugar contigo, algunos perros llegan a ser adictos a las caricias, si se inclina hacia delante y mueve su cola continuamente o se tumba con las piernas hacia arriba, ¡has acertado!!