Cuando una mujer dice que está embarazada, casi siempre suelen recomendar deshacerse de los gatos por el riesgo de que pueda transmitir la Toxoplasmosis. La Toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa provocada por un parásito microscópico (protozoo) puede ser letal para los fetos y producir aborto, pero es muy fácil de detectar y controlar.

mujer-embarazada-jugando-gatosEs una enfermedad que no solamente la transmiten los gatos que la padecen, si no que es aún más frecuente contraerla debido al consumo de carne poco hecha, carnes poco curadas (jamón serrano) o verduras y frutas mal lavadas.

Los gatos son los únicos animales que pueden transmitir la Toxoplasmosis. Ellos la contraen al ingerir carne contaminada o los quistes del parásito que se encuentran en el medio ambiente, que luego se reproducen en su intestino y se eliminan con las heces. De 1 a 5 días después el gato quizás tenga un poco de diarrea y algún síntoma leve de enfermedad, que puede incluso durar de 2 a 3 semanas. Es durante este período el único momento en que puede contagiar la Toxoplasmosis. Una única vez en su vida, ya que después forma anticuerpos y ya no vuelven a eliminar los huevos del parásito al ambiente. También decir que si un gato vive en casa, es decir no sale y come pienso y productos cocinados es muy difícil que se contagie.

Normalmente a todas las mujeres embarazadas durante el primer trimestre de embarazo se les realiza una prueba de Toxoplasmosis, mediante un análisis de sangre.

Si este análisis da positivo, significa que la mujer ya tiene anticuerpos contra la enfermedad, y por lo tanto que ya ha tenido contacto previo con el Toxoplasma por lo tanto no tiene ningún riesgo de contagiarse nuevamente. Muchas personas son positivas sin saberlo, según regiones y hábitos alimentarios puede que mas de un 50% de las personas la hayan sufrido. En caso de que esta prueba dé un resultado negativo es cuando conviene tomar ciertas precauciones para no contagiarse durante el embarazo, como por ejemplo:

  • Higiene muy importante, lavarse las manos después de estar en contacto con gatos o con cualquier cosa que esté en contacto con ellos.
  • Limpiar la bandeja de arena del gato diariamente con algún desinfectante, los huevos de Toxoplasma que pueda haber en las heces del gato enfermo no contagian desde el primer momento, sino que necesitan estar en el ambiente durante 24 – 48 horas para ser infecciosos. Si se limpia la bandeja cada día, eliminamos el riesgo de contagio. Siempre evitar que quien limpie la bandeja sea la embarazada, en tal caso utilizar guantes.
  • Si el gato vive en el exterior, evitar que coma carne cruda, que no cace ratones, pájaros u otros animales. Un truco es comprarle un collar con cascabel, y así que pueda espantar a los animales que intenta cazar.
  • El gato se puede contagiar por el contacto con las heces de otros, por lo que es recomendable evitar que el gato utilice bandejas de otros gatos o que otros utilicen la suya, así como también que frecuente jardines por los que circulen otros gatos.
  • Importante cocinar bien la carne, y lavarse las manos después de manipular la carne cruda.
  • Lavar muy bien las frutas y verduras antes de comerlas podemos lavarlas con unas gotas de lejía.
  • Evitar tomar leche no pasteurizada ni huevos crudos
  • Recordar que el congelar no elimina el riego en carne semicruda.
  • Llevar guantes en las tareas de jardín si en este suele ser utilizado como wáter de gatos.

Si tu gato siempre ha vivido dentro de casa, siempre ha comido pienso y nada más, y nunca ha tenido acceso al exterior, desde luego el peligro muy bajo. Ante la duda lo mejor es consultar con el veterinario, pero tomando estas precauciones no es necesario prescindir de la compañía de nuestro fiel compañero felino.

 

oferta gatos