¡¡Hola Súperpeludos!! Bienvenidos una semana más al blog.

Esta semana queremos hablar de la enfermedad de la sarna en peludos.

La sarna es una enfermedad de la piel causada por varios tipos de ácaros, por lo general se suele dar por contagio directo con otro animal afectado.

Los peludos pueden tener varios tipos de sarna, los más comunes son la sarna democécica y la sarna sarcóptica. Estos ácaros están en todo el planeta y pueden afectar a muchas especies de animales.

La sarna es una infección dermatológica causada por ectoparásitos, como ya hemos hablado antes, ácaros. Según el tipo de acaro que provoque esta patología tendremos un tipo de sarna u otro, por lo que necesita un tratamiento específico.

Cuando nuestro peludo es infestado los ácaros se alojan en su piel y su pelaje. Se alimentan muy deprisa de la piel, el sebo y la queratina. Cuando tienen sarna lo pasan realmente mal, sienten un gran picor, se rascan hasta clavarse las uñas y se restriegan por todas partes de la desesperación. Debemos de tener muchísimo cuidado y llevarlo al veterinario nada más notemos los primeros síntomas, se hacen heridas graves.

Los síntomas de la sarna en peludos:

  • Picor y ardor.
  • Enrojecimiento e inflamación de la piel.
  • Ausencia de apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Perdida de pelo por zonas.
  • Piel débil.
  • Necesidad de rascarse constantemente.
  • Eccemas en la piel.
  • Heridas y llagas.
  • Mal olor de la piel.
  • Piel seca y con costras (fases avanzadas).

Si nuestro peludo sufre de sarna, tal y como hemos dicho antes es fundamental acudir al veterinario y que le facilite un tratamiento específico. También es necesario concretar consultas frecuentemente para ver el estado de salud de tu peludo y su mejora.

Es bueno que le acomodemos una zona de la casa por un tiempo (esperemos que corto), nuestro peludo re recuperara más rápido y nosotros podemos desinfectar y limpiar bien la casa. Tiene que ser un lugar dentro de la casa, con camita y mantas, si pueden ser suaves y acorchadas mejor. Recuerda desinfectar todo muy bien, collares, camas, suelos, mantas, etc…

Es bueno que en cuento mejore un poco vuelva a su vida normal en cuento a hábitos, salir a pasear, jugar con la pelota, disfrutar de tu compañía. Es bueno que él no note que tu estas triste por él, si te ve feliz, él también es feliz. La energía positiva se transmite.

Además de su tratamiento (debemos dárselo estrictamente, tal y como nos indica el veterinario), podemos ayudar a curar antes a nuestro peludo con unos remedios caseros. Estos remedios no curan la sarna pero ayudar a mejorar y agilizar su recuperación.

Remedios caseros:

  • Ajo: Triturar 2 dientes de ajo y mezclarlos con un chorro de aceite de oliva. Aplicar como una pomada en las zonas afectadas. Dejar que actué durante un par de horas y aclarar con un paño muy limpio y humedecido con agua tibia. Es antibacteriano y cicatrizante.
  • Jabón blanco: darle baños 1 o 2 veces por semana con jabón blanco, es un antibacteriano y un antiséptico con PH neutro. Hacer espuma con las manos, enjabonarlo con mucho cuidado y amor sin frotar fuerte, enjuagarlo con agua tibia sin ponerle el chorro del agua sobre su cuerpo. Los baños alivian el picor tan grande que siente nuestro peludo.
  • Manzanilla: hacer infusión de manzanilla natural, esperar a que enfrié y aplicar sobres las zonas afectadas. Es un calmante.

¡¡Por favor, muy importante!! Jamás utilicéis aceites de motor ni nada por el estilo.

¡¡Nos leemos la próxima semana Súperfamilia!!

Muchos lametones 🙂