Alimentar correctamente a nuestra mascota con productos naturales cuyos ingredientes nutricionales sean de calidad es el primer paso para mejorar su comportamiento y su felicidad. Forthglade se une a diversos estudios que confirman que la comida que tu perro ingiere impacta en su bienestar desde su estado de ánimo, energía, hasta el éxito para establecer las rutinas diarias. La rutina es muy importante y la unión de enlaces positivos con la comida ayudará tanto al dueño como al perro. Te damos algunos trucos para una convivencia 10 con tu amigo.

ELEGIR UN LUGAR TRANQUILO PARA ALIMENTARLO

Es importante que siempre des de comer a tu mascota en el mismo sitio, el lugar debe ser tranquilo y alejado del barullo o ruidos molestos de manera que pueda beber y comer con tranquilidad sin que nada ni nadie distraiga su atención.

LA RUTINA ESTABLECIDA DEBE SER CONSISTENTE

Una rutina de alimentación estable hace que tu perro tenga la tranquilidad y confianza de que va a comer a la hora y el lugar que hayas determinado, como bien sabemos la comida es una de las cosas más importantes para nuestra mascota y seguir este paso creará una paz interior y confianza consiguiendo que nuestro perro esté tranquilo y seguro.

EVITA QUE PIDA COMIDA MIENTRAS COMES

No es beneficioso ofrecer tu comida a tu mascota mientras comes ya que solo le animas a mendigar cada vez que te sientes en la mesa además de darle alimentos poco beneficiosos para su salud. Si estas comiendo algún alimento bajo en sal y grasas puedes usarlos alguna vez para premiarle, pero muy de vez en cuando y nunca cuando estés en la mesa. Debe tener claro que es tu momento de comer y tu comida.

ENSEÑALE BUENOS MODALES MIENTRAS COME

Es importante que tenga claro que cuando le vas a dar de comer se debe sentar y esperar a una distancia respetable mientras le preparas o sirves la comida, una vez lo tengas listo y vayas a ponérselo cuenta hasta 5 mentalmente mientras dejas el comedero en el suelo y dale el ok para poder acercarse y empezar. Parece una tontería pero es muy agradable servirle la comida tranquilamente, sin prisas y sin tenerle olisqueando y empujándote hasta que la dejas en el suelo, una vez lo consigas lo agradecerás!

EVITA QUE VIGILE LA COMIDA CONSTANTEMENTE

Algunos perros se vuelven muy posesivos con la comida o los huesos, coger o evitar este comportamiento puede requerir un enfoque gradual. Si tu perro todavía es joven puede empezar a adquirir buenos hábitos utilizando las siguientes estrategias:

  • No interrumpas nunca a tu perro durante la comida ni intentes quitarle el comedero mientras coma ya que esto puede crearle una sensación de protección ante su comida y ello haga que coma intranquilo y nervioso pensando en que se la vas a retirar.
  • Mientras esta comiendo y estés a su lado si derrama algo de comida tienes que dejar que se sienta tranquilo y que él mismo se lo coma del suelo, de este modo estará relajado aunque estés a su lado teniendo la tranquilidad de que nadie le va a quitar su comida.
  • Si estás alegre y feliz tu perro estará relajado en tu presencia, si ha terminado su comedero y quieres añadir más debes ordenarle que se siente y espere de nuevo la orden de ok cuando hayas terminado de ponerle más comida para que entienda nuevamente que debe esperar a que le sirvas.

LA COMIDA PUEDE SERVIRTE PARA ADIESTRARLE

La comida nos puede parecer algo muy normal pero tiene un gran significado para nuestros amigos y saber premiar en el momento justo nos puede ser de gran ayuda para afianzar comportamientos positivos. Funciona de tres formas, ganarnos su atención, mantenemos su atención y finamente le premiamos, te damos algunas ideas:

  • Puedes conseguir que venga rápidamente cuando le llames, si una vez lo hace le premias con su comida favorita. De esta manera conseguirás que siempre acuda rápidamente a tu llamada.
  • Los perros adquieren miedos durante el transcurso de su vida como por ejemplo: otros perros que pasan cercanos a él mientras dais un paseo, el tráfico o algún electrodoméstico que tengas en casa. Para el control básico debes introducir gradualmente el motivo u objeto de su temor y recompensar su comportamiento con comida en cuanto lo veas tranquilo. De esta manera poco a poco irá canalizando sus temores hasta desaparecer por completo.
  • Desde cachorro debes enseñar a tu perro a sentarse cuando reciba a otra persona y no saltar. Para conseguirlo debes colocar a tu mascota con los cuatro pies en el suelo y ordenarle que esté quieto, si obedece y no se mueve puedes ofrecerle comida como recompensa. Puedes ir probándolo poco a poco y se convertirá en un hábito diario sin apenas esfuerzo.

Así de sencillo puedes poco a poco obtener resultados alimentando y nutriendo a tu mascota con lo que más le gusta, comer.