Cuando decides tener un perro como compañero de vida y no como profesional (criador) se plantean muchas dudas sobre si castrar o no a nuestro amigo, para ello te explicaremos las dudas más comunes.

A muchos propietarios les gustaría hacer criar a su perro aunque solo fuera una vez para quedarse con un cachorrito, otros simplemente porque piensan que es bueno que los perros críen al menos una vez en su vida o simplemente para que prueben las relaciones sexuales.

Para tu tranquilidad, no existen criterios científicos que avalen estas creencias, de manera que si tu perro no cría o no mantiene relaciones sexuales al menos una vez en su vida esto no va a ser nocivo para su salud y bienestar.

¿Por qué debemos esterilizar a los perros? Si tu perro es macho sería interesante hacerlo si tiene tendencia a ser dominante o agresivo, con ello evitas fugas en busca de una hembra en celo, reduces el impulso de marcaje y previenes tumores testiculares, de próstata, cistitis crónicas además de mejorar la esperanza de vida de tu mascota.

Si tienes una hembra evitarás los periodos de celo, embarazos psicológicos, infecciones de útero (piómetras) así como tumores de útero, ovarios o mamas. Como ocurre con los machos, la castración en hembras con tendencia a la agresividad o problemas de comportamiento estabiliza su carácter y evita las fugas en busca de machos.

Si has pensado en castrar a tu perro no hay un momento idóneo para hacerlo aunque hay dos momentos adecuados:

Cuando tu perro ya es adulto se aconseja la castración tras el primer celo de las hembras o antes del año si es un macho.

Si por el contrario todavía es un cachorro se aconseja hacerlo cuando aún no son maduros sexualmente, normalmente tras finalizar la vacunación.

 

La operación en machos puede ser:

  • Vasectomía: Ligadura y generalmente la sección de un fragmento del conducto deferente trayecto por el cual circulan los espermatozoides desde los testículos hasta el exterior. Esta operación no afecta de ningún modo al perro, esta operación no evita los problemas testiculares ni prostáticos, únicamente evita que el macho sea fértil si monta a una hembra.
  • Orquiectomía: Consiste en la escisión de los testículos, previa ligadura del paquete vascular y del conducto deferente. Una cirugía muy rápida y sencilla, el periodo posoperatorios oscila entre 7 y 10 días. Con esta operación evitaras el comportamiento sexual propiamente dicho.

La operación en hembras puede ser:

  • Ligadura de trompas: Una técnica totalmente en desuso en animales domésticos ya que solo tiene como beneficio la anticoncepción como la vasectomía en el caso de los machos pero no previene en ningún caso los problemas comentados en hembras anteriormente.
  • Ovariectomía: Esta operación consiste en la extracción de los ovarios, con lo que aún es posible la aparición de patologías uterinas. Esta es la técnica más empleada en protectoras, alberques y se hace mediante una pequeña incisión quirúrgica. La mayor ventaja es la mejor recuperación de esta cirugía.
  • Ovariohisterectomía: es la técnica de elección, con ella se extraen los ovarios y el útero, la recuperación también es muy rápida entre 7 y 10 días.

Cuando decidimos castrar a nuestro amigo, las miles de dudas nos invaden, entre ellas la más común es si nuestro amigo engordará tras la operación. A partir de los 60 y 90 días después de la cirugía, los niveles de las hormonas sexuales (testosterona en los machos y estrógenos en las hembras) desaparecen y con ellas el efecto saciante que algunas provocan. La energía de nuestro amigo se reduce en torno a un 30% por lo que se produce una mayor tendencia al aumento de peso dado que hay menos movilidad.

Es una realidad ya que nuestro perro sufre un cambio en su metabolismo y por ello se han diseñado dietas específicamente formuladas para perros esterilizados dependiendo de su edad, sexo y talla. La alimentación para perros castrados contienen menos calorías (más proteínas y menos grasas) así como L-carnitina, un componente que ayuda a metabolizar las grasas teniendo en cuenta que nuestro amigo debe realizar ejercicio a diario y racionando su alimento adecuadamente.