Muchos propietarios se llegan a formular ¿quitaría las uñas a mi gato? sobre todo cuando su gato araña en casa todo lo que encuentra a su paso o si ha llegado en más de alguna ocasión a arañar a alguna persona o incluso algún niño. Por lo general los gatos suelen arañar objetos para afilarse sus uñas y desconocen la gravedad del problema. En el mercado hay cantidad de juguetes, rascadores y todo tipo de artículos para afilar sus uñas que podrás poner a su alcance  y evitar de este modo que arañe objetos de tu hogar. Antes de decidir si vas a amputar las uñas de tu gato o no debes conocer la razón por la cual los gatos arañan ya que son muchas sus razones.

Muchos gatos lo hacen como una necesidad,  el gato necesita comunicar al resto de felinos cuál es su territorio y dejar su rastro al hacerlo, las patas de los gatos tienen unas glándulas de olor que al arañar a la vez que marcan con las uñas dejan su aroma impregnado para que el resto de animales tenga constancia de que ha estado ahí, es una manera de marcar el territorio.

Los gatos no tienen un corte de uñas natural como si lo tienen los perros que al pasear como sus uñas permanecen continuamente en el exterior de sus patas simplemente con el roce del suelo las liman sin en muchos casos necesidad de cortarlas, los gatos en cambio las tienen continuamente dentro de sus patas y al no desgastarlas mientras se desplazan suelen tenerlas bastante largas, con mucha paciencia puedes cortarle las uñas poco a poco y obtendrás unos resultados positivos.

Los gatos son animales a los que les encanta estirarse y es una parte básica en su ritual diario sobre todo al levantarse con este estiramiento tonifican y estiran la parte superior de su cuerpo, les apasiona estirarse enterrando sus uñas en el sofá, en la tierra o en el árbol del jardín para estirar todo su cuerpo al máximo.

Los rascadores para gatos son muy útiles para evitar encontrarte con algún mueble arañado, son igual de útiles para ellos como el sofá o el árbol del jardín. Para encontrar el adecuado debes observar dónde va tu gato cuando se quiere afilar las uñas. Si va a la pared, a la alfombra o al cojín, esta información te puede ayudar para escoger el rascador adecuado a la personalidad de tu gato.

 Si a tu gato le gusta afilarse las uñas de pie apoyando solo sus patas traseras en el suelo el mejor rascador que puedes ofrecerle es el que tiene forma de poste, son rascadores a los que solo puede llegar si se pone de pie, en cambio sí a tu gato le gusta enterrar sus uñas en la alfombra o en la tierra las cajas de rascadores de cartón son ideales ya que permanecen en el suelo y se pueden poner sobre ellas para afilarse las uñas tal como hace en la alfombra.

Coloca el rascador es su lugar preferido para que sea atractivo y accesible para él de modo que él pueda seguir disfrutando de su ritual diario, si lo pones en una esquina a la que no se suele acercar nunca para que no te moleste, seguramente seguirá arañando tus muebles o cortinas ya que ese no es el lugar escogido por él.

En el mercado también podemos encontrar fundas de plástico para las uñas incluso de colores, así evitamos el mal por rascar. Tambien podemos encontrar repelentes para gatos, los cuales podemos aplicar en los lugares donde acostubran a rascar realizando un efecto repelente para el gato, esto mas el efecto de tener un rascador en casa, podemos reeducarlo.

Debes saber que un gato sin uñas no puede arañar muebles, alfombras, otras mascotas o niños. Hay países como Estados Unidos en los que cuando vas a alquilar una vivienda, si tienes un gato te exigen que le operes y extraigas sus uñas si no es así no te permiten vivir en su casa. En estos casos muchos propietarios se ven obligados a operar las uñas de sus gatos para poder permanecer en su vivienda y continuar viviendo con su mascota, hace algunos años se aprobó en California una ley en la que se permite vivir con gatos que tengan uñas. Los gatos operados que viven en los albergues son mucho más demandados que los que mantienen sus uñas. En España por ejemplo hay comunidades como Andalucía en la que no se permite esta operación ya que es considerada una mutilación.

Antes de plantearte operar las uñas de tu gato debes saber que las utiliza para defenderse y sin ellas no podrá hacerlo. Mucha gente cree que los gatos sin uñas para defenderse atacan mordiendo y no es así. La operación de la extracción de uñas también llamada oniquectomía o desungulación es muy dolorosa y tiene un período muy largo de recuperación, en ella se extrae la tercera falange digital del gato lugar donde se encuentra la base del tendón retráctil y nacimiento de la uña, en algunas ocasiones si no se ha extraído bien, las uñas salen de nuevo y se debe volver a intervenir.

Después de operarlo aunque parezca que se ha eliminado el problema de las uñas hemos provocado nuevos problemas a nuestro gato como la desprotección de su principal arma de defensa y herramienta. En algunas ocasiones puede provocar cojera en el gato si no se ha intervenido correctamente o malformaciones ya que si no ha habido una correcta amputación la uña sigue creciendo de una manera irregular dando lugar a estos problemas.

Algunas personas quieren extraer solo las patas delanteras y otras las cuatro patas. Es importante que sepas que el gato queda totalmente limitado en sus movimientos, ya no podrá coger juguetes que vuelan por el aire ya que no los va a poder sujetar clavando sus uñas en ellos ni podrá trepar ya que no tiene el agarre de las uñas al que está acostumbrado. Un gato utiliza también las uñas para rascarse cuando tiene picores y de este modo ya no podrá rascarse. No podrá sujetarse sobre una silla con estabilidad mientras se acicala ni tapar sus excrementos con la tierra ya que estará limitado para excavar. Muchas veces las uñas les salvan la vida ya que les permiten trepar a algún lugar seguro lejos de su atacante como pudiera ser un perro.

Los veterinarios no aconsejan esta operación a no ser que sea necesario por algún problema médico así que debes valorar las limitaciones que tu gato va a experimentar desde el momento de la intervención.