Si hablamos de medicina preventiva para perros, las vacunas son las reinas y es que con una visita al veterinario y un pequeño pinchazo podemos protegerlo y olvidarnos de enfermedades perniciosas y mortales de nuestra mascota.

Es por esto que cuando adquirimos un cachorro o un perro adulto lo primero que hacemos es poner al dia su cartilla veterinaria. Seguramente ya disponga de alguna vacunación, vamos entonces a seguir protegiéndolo:

Cachorros:
Podemos empezar a partir de la sexta semana de vida.
Si lo hacemos antes de esta edad quizá no tenga la misma eficacia ya que el cachorro todavía tendrá las defensas maternas y si lo hacemos más tarde, lo dejaremos desprotegido hasta que decidamos hacerlo.
Es importante, en los periodos de espera de las primeras dosis de vacunación y desde el momento en que pierde las defensas maternas, que esté en lugares seguros, con animales y personas sanos, evitando el contagio. No por esto le lleves en brazos a tu perrito de aquí para allá, ni lo aisles, ya que se encuentra en un momento de aprendizaje social importantísimo.

En España las vacunas más importantes por gravedad y contagio son:
Moquillo.
Parvovirus.
Hepatitis Canina.
Rabia (excepto en Galicia, el País Vasco y Cataluña, donde es voluntaria, siendo totalmente indispensable, junto con el chip, para obtener el pasaporte y por ende, para viajar fuera de España).

También se incluye habitualmente en las inoculaciones polivalentes, protección contra la leptospirosis, la tos de las perreras, coronavirus, herpesvirus, piroplasmosis, etc.
Dependiendo del fabricante.

Las repeticiones del protocolo para cachorro se harán según el tipo de vacuna cada 2 ó 4 semanas y serán tantas como el veterinario y el producto escogido por el mismo definan, así como también por las condiciones de salud individuales del perro.
No se podrá vacunar a animales enfermos.

Cuida mucho las defensas de tus cachorros con una buena alimentación y en caso de no recibir la protección a través de la leche materna, dale lo más equivalente posible. Pensando en esto, en Superpiensos hemos seleccionado leche de alta calidad, rica en proteinas, energética y fácil de preparar.

Perros Adultos:
En un perro adulto que ya tiene sus primeras vacunas, tendremos otras necesidades, aún así sus repeticiones, aunque ahora serán únicamente anuales, también se regirán por el criterio de su veterinario. En el caso de la rabia, el recuerdo puede hacerse cada dos años, aún así debemos estar atentos a las alertas estatales en cuanto al tema y extremar precauciones.
También debe estar desparasitado interna y externamente y sano en todo caso, para su correcta eficacia.

Habrás odio hablar también de la vacuna contra la leishmaniosis, esta se aplica a partir de los 6 meses de edad en perros que no la padecen. Se inoculan 3 dosis con 21 dias de descanso entre una y otra.
A pesar de su temprana aparición y por tanto ser susceptible a cambios, esta vacuna ya cuenta con una alta eficacia.

Mientras nos pensamos si ponerle o no esta novedosa vacuna o complementarla con más protección, contamos con pipetas como Advantix o Beaphar y los collares Scalibor o Bioband, (este último con componentes naturales) todos ellos repelen al mosquito flebotomo, portador del parásito causante de la leishmaniosis.