Esta enfermedad denominada queratoconjuntivitis seca “ojo seco” es una enfermedad muy común en razas como el Bulldog Francés, Bulldog Inglés, Carlino, Yorkshire, Shih Tzu, West Highland….etc, pueden aparecer con años o con meses de edad. Estas razas presentan una predisposición hereditaria ya que la forma de sus ojos produce la incorrecta distribución de la lágrima por la superficie ocular y por ello aparece tarde o temprano.

La sensación que produce en el animal es de sequedad ya que el ojo no se lubrica con normalidad por un problema en el lagrimal produciendo alteraciones en la córnea y conjuntiva y llegando a aparecer úlceras y opacidades corneales provocando déficid visual. El ojo se queratiniza y su aspecto es y color se vuelve opaco.

Los signos suelen ser muy evidentes como la disminución leve de la secreción lagrimal, el ojo se aprecia húmedo pero levemente deslustrado, se puede observar un cúmulo de secreción mucosa con la presencia constante de legañas grisáceas-verdes en el saco conjuntival, conjuntivitis moderada y en los casos más graves lesiones corneales.

Produce escozor, enrojecimiento de la conjuntiva, inflamación de la superficie de la córnea, parpadeo frecuente y sensación de picor provocando la necesidad de rascarse.

En algunos perros las molestias que produce el ojo seco estimulan la secreción de la glándula lagrimal principal produciendo curiosamente el llamado lagrimeo, frecuentemente estos síntomas se muestran en situaciones relacionadas con un aumento de la evaporación como el calor, viento, aire acondicionado….etc. (Por ello si tu perro lo padece lleva contigo siempre lágrimas artificiales para poder administrarle en caso necesario).

Suele aparecer en animales sanos que presentan formas leves o moderadas del síndrome del ojo seco.

La mayoría de pacientes con el ojo seco deberán tratarse toda la vida con lágrimas artificiales para perros y/o estimuladores de la secreción de lágrimas.

En animales braquicéfalos se podría iniciar el tratamiento de forma preventiva aunque tarde o temprano suele aparecer, pero de este modo podemos adelantarnos y evitar que la aparición sea muy temprana.

Debemos evitar situaciones que aumentan considerablemente la evaporación de las lagrimas como por ejemplo el exceso de sol, viento, la calefacción, secadoras o aparatos de aire acondicionado.