picor_perro_gladulas_analesNuestras mascotas tienen glándulas anales que están situadas a ambos lados del ano, son pequeñas bolsas de alrededor de un centímetro de diámetro. Las bolsas almacenan una sustancia líquida de color marron-amarillento y maloliente que normalmente es expulsada durante la defecación facilitando la salida de las heces y añadiendo una clara señal olfativa para el resto de los animales (marcaje territorial).

Este proceso normalmente se suele realizar de manera automática en la mayoría de los perros o gatos cuando hacen sus necesidades pero hay algunos que en momentos puntuales se les queda obstruido y no son capaces de vaciarlas por sí solos. Su comportamiento es morderse la parte de atrás de la cola justo la que queda encima del ano, arrastrar el culo por el suelo con el rabo levantado y estar muy inquietos, esto significa que nuestro perro o gato no vacía sus glándulas anales por si solo y necesita nuestra ayuda. Es bastante incómodo y molesto para ellos ya que tendrán dificultad para defecar y es muy molesto.

A algunos perros y gatos no les gusta que se les manipule esta zona y empiezan a lamerse cuando estamos apretando o se ponen gruñones intentando escapar, si puedes pide ayuda a otra persona para que entre los dos logréis mantenerlo quieto y lo puedas hacer con normalidad en casa evitando acudir al veterinario y no produciendo de este modo tensión y estrés en tu mascota ya que el entorno es familiar, en el caso de no poder que ocurre muy a menudo lo mejor es que te acerques al veterinario y él con su experiencia lo hará rápidamente y sin complicaciones.

glandulas-analesEn el caso de que logres mantener quieta a tu mascota lo que debes hacer es ponerte un guante, toallita húmeda o papel de cocina, sitúate al lado de él y colócale la cola hacia arriba en posición vertical. Coloca los dedos índice y pulgar a ambos lados de su ano, piensa que es un reloj y coloca un dedo a las 4 y otro a las 8, nada más te apoyes posiblemente notarás dos bultitos debajo de su piel, cuando los tengas localizados debes apretarlos fuertemente hacia arriba y hacia afuera de manera que tus dedos terminen a las 9 y a las 3. Debes asegurarte apretando un poco más que no salga nada para estar seguros de haberlo extraído todo correctamente.

Hay algunos perros y gatos que tienen su conducto anal tan estrecho que es necesario por lo menos meter algún dedo dentro del ano para facilitar el vaciado.

El olor que desprende el líquido que queda en las glándulas es bastante desagradable pero según lo vayas haciendo te irás acostumbrando a él, si quieres puedes usar una toallita húmeda que paliará el olor que desprende en la zona en la que has presionado.

Seguidamente premia a tu mascota con un snack y de este modo sabrá que lo ha hecho bien, posiblemente el resto de ocasiones en que lo tengas que realizar sean mucho mejores que la primera, las mascotas sienten un alivio muy grande al vaciarle sus glándulas anales y posiblemente incluso disfruten el resto de las veces.

Hay perros con problemas constantes a los que se le extirpan las glándulas anales pero esto son casos extremos en los que el animal tiene constantemente los sacos llenos y derivan a fuertes infecciones, después de esta operación los propietarios deben seguir hidratando el ano con crema regularmente para suplir el líquido que producían los sacos.

Muchos propietarios prefieren hacer esto cuando van a bañar a su mascota de modo que aprovechan y limpian totalmente la zona con agua y jabón para no dejar restos.