Fumar es muy malo para nuestra salud  y los que están a nuestro alrededor, los niños suelen ser víctimas directas en muchas ocasiones y se convierten muy a pesar de las advertencias en fumadores pasivos, pero y ¿qué hay de nuestros perros y gatos?

En el último estudio que se ha realizado en la Universidad de Glasgow (Escocia), los científicos descubrieron que las mascotas que viven en hogares donde alguien fuma, tienen un riesgo muy alto de tener mala salud.

Se controlaron los niveles de nicotina en la piel de los perros y gatos de dueños fumadores y no fumadores además de analizar los testículos de perros después de ser esterilizados para determinar los posibles daños celulares.

Los resultados fueron que los animales  más afectados son los gatos y seguidamente los perros, se determinó que los gatos tenían altos índices de riesgos celulares de algunos tipos concretos de cáncer y un aumento excesivo en su peso corporal.

La razón por la cual los gatos son los más afectados es porque son capaces de ingerir más humo que los perros por su auto-higiene ya que absorben mucha más cantidad de toxinas del ambiente que los perros, como también puntualizar que el daño era menor si los dueños fumaban en las tarrazas o patios de la casa disminuyendo la cantidad de humo expuesto a sus mascotas.

Según los científicos los perros y gatos están en una situación mucho más peligrosa inclusive que los niños ya que las mascotas tienen menos altura y son mucho más propensos a ingerir humo y además de tener un mayor contacto con los productos químicos del tabaco que quedan en sofás, cortinas, alfombras….El tabaco sin ninguna duda afecta a cualquier ser vivo de la especie que sea.

Los fumadores  que a su vez son dueños de mascotas no son conscientes del gran impacto que el tabaquismo tiene directamente con sus mascotas. Sin duda dejar de fumar completamente aporta grandes beneficios para la salud del hombre como de las mascotas que conviven con él.

Así que si te has planteado en alguna ocasión dejar de fumar, te damos una razón más: “dejar de fumar alarga la vida de tu mascota además de la tuya”.