Los perros de raza Bulldog Francés son los  que más tendencia tienen a sufrir una hernia de disco, es una enfermedad degenerativa de los discos invertebrales, la genética suele ser determinante e influye de manera directa en que nuestro Bulldog Francés sufra o no esta enfermedad pero también hay ciertos hábitos que nuestro amigo realiza que pueden hacer aparecer esta enfermedad.

Las hernias discales suelen representarse en nuestra mascota con falta de movilidad o dificultad para mover las patas traseras o delanteras. La falta de movilidad o descoordinación es debida a la presión de la médula espinal cuando el material discal sale del canal medular o se abulta.

La columna vertebral de nuestro Bulldog Francés esta compuesta por vértebras que unidas entre sí forman un túnel o canal que contiene y protege la médula espinal. Entre cada una de sus vértebras existe una formación que se denomina disco intervertebral, su función es la de amortiguar los golpes o impactos que recibe la columna vertebral de nuestro amigo en su vida diaria.

La compresión de la médula espinal causa parálisis en las patas delanteras o traseras.

La hernia discal produce un gran dolor en nuestro amigo y puede llegar a no coordinar sus movimientos, negarse a andar, arrastrarse, o moverse con gran dificultad llegando a tener paralizado parte de su cuerpo dándole problemas hasta para poder hacer sus necesidades en un paseo rutinario.

Si tu Bulldog Francés lo sufre notarás que se queda inmóvil o con posturas bastante extrañas, esto se denomina postura antiálgica y las realiza para poder obtener una postura cómoda o con menos dolor.

Hay varios niveles de hernia discal y son diferentes en cada perro, no tiene porque estar relacionado con la edad aunque la gran mayoría de los casos suele aparecer en edad avanzada.

En este listado encontrarás los síntomas habituales de la hernia discal para que puedas verificarlo con tu mascota:

  • Incontinencia urinaria o fecal ya que no puede controlar su esfínter.
  • Incapacidad para mantener el equilibrio.
  • Falta de coordinación para caminar llegando en ocasiones a caer al suelo.
  • Falta de sensibilidad en la parte delantera y trasera de sus patas.
  • Masa muscular flácida y sin volumen en las partes afectadas.
  • Dolor fuerte o agudo creando posturas antialgicas causadas por el dolor o inflamación.
  • Partes de su cuerpo totalmente paralizadas que le hacen arrastrar su cuerpo al no poder moverse con normalidad.

Hay dos tipos de Hernias:

  • Hansen tipo I, este tipo de hernias suele diagnosticarse en perros jóvenes o de corta edad entre los 2 y los 6 años siendo habituales en razas condrodistróficas, estas razas son aquellas en los que los huesos largos de las patas no tienen un largo normal si no más bien corto. Suelen ser los Beagle, Caniche, Cocker, Pequinés, Jack Russel, Bulldog Francés, Bulldog Inglés. Este tipo de Hernia produce la degeneración del líquido pulposo, y una degeneración del anillo fibroso del disco en edades muy tempranas. Suele producirse por movimientos bruscos (caídas, saltos, subidas y bajadas de algún sitio a una altura determinada como una silla, el sofá o la cama), el anillo fibroso se fragmenta y permite la extrusión del núcleo pulposo hacia el túnel medular provocando una compresión aguda y focal de la médula espinal.
  • Hansen tipo II este tipo de hernia suele aparecer en perros de 6 a 12 años de edad de razas no condrodistróficas (Pastor Alemán, Labrador), sus signos son más ralentizados y se produce una degeneración fibrosa del núcleo discal provocando una protusión gradual del material contenido dentro del anillo degenerado pero intacto, esto produce una mielopatía.

Si detectas algún síntoma debes acudir al veterinario para valorar el grado de la hernia de tu Bulldog Francés ya que existen 6 grados y son determinantes para saber si necesita tratamiento temporal de por vida o intervención quirúrjica.

Hay dos causas por las que puede aparecer una hernia de disco:

  • Congénita, en este caso la genética es la responsable, puede que los padres sufrieran la hernia o fueran propensos a sufrirlas, también porque desde una edad temprana puede que los cachorros nacieran con la columna mal formada y que no recibieran la cantidad de calcio adecuada para tener unos discos fuertes.
  • Traumatismo, este motivo es bastante común, los Bulldog Francés son perros bastante brutos y en ocasiones puede aparecer por una caída al suelo después de un salto afectando los discos de su columna, por ello debemos tomar mucha precaución y controlar su estilo de vida ya que aunque sea un perro sano puede llegar a sufrirla debido a la cantidad de impactos recibidos en su columna.

Los diagnósticos se pueden dar a través de una radiografía de su columna vertebral, una mielografía, contraste o una resonancia. Este tipo de pruebas arrojan luz para saber la gravedad y el estado en el que se encuentra la hernia de disco.

Para poder evitar la aparición de las hernias debes de evitar que tu Bulldog Francés de saltos desde las sillas, cama o sofá, si le gusta mucho subir puedes ponerle un taburete bajito a modo de peldaño para que pueda subir y bajar si que su columna vertebral sufra golpes bruscos.

Los saltos durante el juego también son importantes controlarlos y  evitar lanzarle objetos y que los coja en el aire, es mejor lanzárselos y que vaya corriendo a por ellos tantas veces como quiera, de este modo no sufre impactos bruscos ya que se mueve sobre el suelo sin saltar.

Si tu veterinario te dice que tienes que operar finalmente a tu mascota no te preocupes, la operación es muy sencilla y tiene muchas garantías de éxito, la recuperación es un poco más complicada ya que no va a poder moverse en unos días pero con paciencia y mucho amor todo pasa.