Existen variedad de razas conocidas con este problema como el Carlino, Bulldog Francés, Bulldog Inglés, Boston Terrier o Boxer entre algunas otras razas. Todas estas razas son de morro chato y es muy común que sufran el llamado síndrome respiratorio braquicéfalico.

Este síndrome lo sufren estas razas en mayor o menor grado, al tener sus cavidades nasales tan pequeñas la entrada y salida del aire se complica. No hay mucho espacio en su hocico ,su paladar es muy blando , alargado y queda colgando en la parte trasera de la garganta , de ahí el jadeo y sonidos respiratorios tan comunes como los ronquidos, tan característicos en estas razas.

La mala suerte es que para estas razas la tráquea se estrecha en algunos puntos y provoca problemas de salud conocidos como estenosis traqueal. Este problema puede conducir al perro a un colapso traqueal y también problemas con la anestesia.

Como no pueden jadear con normalidad como cualquier otro perro hay que tener mucho cuidado con los golpes de calor. Este síndrome que afecta a estas razas de hocico chato puede ser en algunas ocasiones un problema gradual o progresivo y con el paso del tiempo los problemas tienden a empeorar sobretodo en la tráquea o laringe. Lo mejor es conocer el cuerpo de tu mascota para intentar prevenir al máximo estos problemas y tratarlos antes de que sea demasiado tarde.

Este síndrome es inevitable y mientras hayan cruces por deseo humano para intentar buscar la perfección de las razas mucho peor. El carlino actual no tiene nada que ver con el carlino de hace 90 años. Con el paso del tiempo se le ha ido achatando la nariz al máximo para que sea un perro mucho mas atractivo para nosotros. Gracias a la cirugía se ha ido mejorando la calidad de vida de estos peludos pero con dificultades.

Por desgracia no todos los dueños pueden costear la operación quirúrjica y muchos de estos animales son abandonados. Solo en Gran Bretaña se han triplicado los abandonos de estas razas.

Para mejorar la calidad y la salud de vida de nuestro amigo debemos escuchar atentamente su respiración y acudir al veterinario ante cualquier anomalía que detectemos y tratarlo así con antelación a un problema mayor.

Debes mantener a tu mascota lejos de lugares cálidos y húmedos, evitar el sobrecalentamiento a toda costa. El sobrepeso es una parte muy importante ya que en perros con estos problemas podría ser mortal.

Evita que tu mascota se estrese ya que cuando se estresa jadea más a menudo y respira de forma menos normal.

Si hace calor evita exponerlo a él, puedes ponerle algo para refrescarle tipo bandana para perro o manta fría, que los paseos sean más ligeros y en verano a poder ser a primera hora o por las noches, si no se puede entonces buscando sombras donde poder parar a descansar.

Sigue todos nuestros consejos y no le abandones, en este estado es cuando más te necesita.